Porno en las redes, alter egos y un falso suicidio: quién es la novia del hombre que quiso matar a CFK

La pareja de Fernando Sabag Montiel fue detenida al comprobarse que estuvo frente a la casa de la vicepresidenta. Padre K y la tragedia de perder un hijo.

La historia de la novia de Fernando Andrés Sabag Montiel -ahora detenida por el atentado a Cristina Kirchner, porque la Justicia la ubicó en el lugar del ataque- es difícil de hilar. Tiene 23 años, es del partido bonaerense de San Miguel y, según figura en su DNI, su nombre real es Brenda Elizabeth Uliarte. Pero ella usaba poco y nada esa identidad para relacionarse en su vida cotidiana. Parece que ella misma plantó varias historias para ocultar otras con la creación sorprendente de alter egos virtuales. 

No tenía un apodo en particular por el que fuera conocida en su círculo íntimo, sino seudónimos. Varios. Y detrás de cada uno de ellos había una faceta suya diferente en la que aseguraba ser desde estudiante de Medicina hasta efectivamente actriz porno.

Brenda, en redes sociales es más conocida como Ámbar, Sasha o Lizz Manson. Con todos estos nombres alternativos tenía una vida distinta: había un perfil en redes sociales para cada uno, una profesión y una historia -muchas veces inventada- que elegía compartir.

A algunos de sus alter egos virtuales les daba un final, a veces trágico. Como hizo con el último de los perfiles mencionados, el cual dejó de utilizar luego de fingir un suicidio porque «no encontraba más sentido a la vida», según indicaron los seguidores de «Lizz Manson», en Instagram.

En ninguno de sus perfiles online mostraba demasiado sobre su vida real, en la que era fanática de River, o compartía tiempo con su hermano y su papá, un ex colectivero y ferviente simpatizante kirchnerista.

En la vida real, a Brenda Uliarte le tocó atravesar tragedias reales: en 2020 fue madre y, en semanas, su bebé Lionel sufrió una muerte cerebral.

Pero en la web sus rastros son otros. Según qué perfil, Uliarte es personal de limpieza en una estación de servicio, si se mira Linkedin. O estudiante de Medicina y vendedora de algodón de azúcar en avenida Corrientes, como se mostró en notas con Crónica TV que su novio subió a sus redes. O una fantasía sexual, con pelucas coloridas y desnudos por plata, si se ven sus perfiles en apps como OnlyFans.

Un dato común es que, a la hora de hablar de política, Uliarte, en las redes que daban para ello, mantenía la misma línea crítica contra el kirchnerismo. Una declamación diametralmente opuesta a la de su padre, con quien no convive desde hace meses. Los tiempos de su relación con Sabag Montiel son aún más sinuosos en sus relatos.

No obstante, a pesar de todas las actividades laborales mencionadas, Uliarte se ganaba la vida entre algodones de azúcar y un sueldo cuentapropista haciendo streaming porno. Tenía cuentas en numerosas páginas con el usuario de ambaruchiha_69 -una referencia al Animé que parecía consumir- y hacía «vivos» en Cam4Joy y Stripchat, donde ahora tiene su «cuenta deshabilitada». 

En esta variante, de la que no hay registro de nuevas conexiones desde hace nueve meses, ella posaba frente a la cámara e interactuaba con los usuarios, que compraban «créditos» y hacían pagos variables por el show a la carta.

Las opciones iban de simples incentivos a pagar para que la modelo pudiera quitarse una prenda de ropa, masturbarse o hasta usar consoladores. El sistema de las apps eróticas es con «tokens»: 45 de ellos cuestan 4,99 dólares o hay una oferta de 540 tokens por 49,99 dólares.

Uliarte también vendía contenido erótico en OnlyFans, cuyo perfil ahora está dado de baja. Y tenía videos subidos a los sitios pornos más populares como Hamster y XVideos.

En pareja con Fernando Sabag Montiel desde un tiempo díficil de reconstruir con las propias contradicciones de sus palabras, se sabe sí que en el último mes convivían. La casa del hombre que gatilló dos veces contra Cristina Kirchner el pasado jueves en Recoleta, compartida con Uliarte, fue allanada.

Ella se quejó de que se llevaron su ropa. Se desligó del atentado, pero la Justicia la detuvo al ubicarla, también por videos, en el lugar del ataque. Uliarte parece ser en virtud de ser vista.

Una de las redes principales que utilizaba la mujer de 23 años, donde mostraba gran parte de su vida, es @_ambareliza en Instagram. Fue esta la que usó para hacer un vivo horas antes de su detención, donde habló sobre su novio y se mostró sorprendida por lo sucedido.

«Yo era su pareja pero tampoco le manejaba las redes, ¿entienden? El tampoco manejaba las mías, no éramos tóxicos», dijo en el video que vieron apenas una veintena de usuarios y en el que fue consultada sobre si fue ella quien borró el usuario de Sabag Montiel.

Luego opinó sobre el atentado, poniendo dudas: «El chorro de agua se vio claro… ¡Sí! Tal vez era una pistola de agua. Y le cambiaron la pistola por una de verdad y ahora se come alto bardo», desligó a su novio.

Aunque se quiso desentender del intento de magnicidio, las cámaras de seguridad la captaron escabulléndose en el lugar del atentado minutos después del incidente. Otra vez, las cámaras sobre ella.

En el mismo Instagram publicó en las últimas horas un video de TikTok celebrando el discurso de Javier Milei el pasado sábado en la Cámara de Diputados donde criticó el feriado decretado por Alberto Fernández luego del intento de homicidio a la vicepresidenta.

Brenda Uliarte como estudiante de Medicina y vendedora de algodón de azúcar

Algunas semanas antes del atentado, la joven había protagonizado un cruce televisivo en Crónica TV con una mujer que cobraba planes sociales, señalando que ella antes era beneficiaria de uno y ahora «había elegido trabajar». También criticó al Gobierno.

«Con el plan se ganaba 18 (mil pesos) pero eso lo hago en 3 días trabajando de esto. Se sale adelante trabajando, no cobrando planes. Es mejor salir a trabajar que cobrar un plan, no sean vagas, salgan a trabajar. Encima el Gobierno está pagándote con el voto. O sea vos lo votás y ellos te pagan, te está comprando el voto», exclamó.

Y agregó en la discusión con la otra mujer: «Tengo 23 años, no tengo hijos. ¿Vos sos argentina? En vez de venir a un país a cobrar un plan andá a tu país a cobrar un plan ahí. Yo soy argentina, porteña. Obvio que estudié, estoy estudiando y haciendo la carrera de Medicina y haciendo copitos me pago la carrera», remarcó. Todo lo que dijo parece estar en duda o ser partes de una red de distintos perfiles para cada ocasión.

Cómo se conoció con Sabag Montiel

En una entrevista con Telefe horas después del atentado, Brenda Uliarte volvió a presentarse como vendedora de algodón de azúcar, reveló cuándo supuestamente conoció a su novio y aseguró que no lo veía hace dos días. Una versión que luego también se cayó por las pruebas.

En el móvil aseguró que hacía cuatro meses de conocer a Sabag Montiel, dos meses de que empezaron a trabajar en un proyecto y un mes de que se pusieron de novios y se fueron a vivir juntos al lugar del allanamiento.

«Me enteré por la TV. Fue con mucho miedo ese momento, no pensé que iba a hacer algo así», dijo sobre el suceso, dando a entender que no estaba ahí, aunque luego se comprobó lo contrario.

Y agregó: «Yo no estaba en ese momento. Hay veces que voy a cursar y no estoy en la casa con él. Nos vimos hace dos días, estamos trabajando», se despegó Uliarte. Se hizo llamar Ámbar en esa salida por televisión.

Fue detenida en un operativo de la Federal en la estación Palermo de la línea de trenes San Martín. Se la vio más rubia. En el móvil con Telefe había usado un tapado y una gorra. En sus perfiles mostraba la cabellera de un colorado furioso y hasta con pelucas azules. Camaleónica e indescifrable, tendrá que explicarse ante la jueza que lleva la causa por intento de magnicidio.

Clarín

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s