Familia pescaba a la vera de la ruta y los pisó una Hilux: 3 murieron

Como consecuencia del atropello, los dos padres y uno de los hijos fallecieron. La otra hija quedó ilesa pero huérfana, y una prima con heridas leves.

Una pareja de Chaco y su hijo de 17 años que pescaban en una alcantarilla de la ruta provincial 5, en Corrientes, murieron al ser atropellados por una camioneta de la empresa de energía de la provincia. El accidente ocurrió este martes a media tarde en cercanías de la localidad de Caá Catí, lugar al que las víctimas habían llegado para visitar familiares.

Las víctimas fueron identificadas como Alejandro Correa (45), su esposa, Silvina Báez (40) y el hijo de ambos, Joaquín, de 17 años; mientras que una sobrina resultó con heridas de menor gravedad y una hija no alcanzó a ser impactada por la camioneta.

La Policía fue alertada sobre el accidente a las 16.30. Fue el conductor de la camioneta de la DPEC el que alertó a la fuerza sobre el hecho y pidió el envío urgente de una ambulancia. Apenas la Policía llegó al lugar, se constató que el hombre y su hijo ya no presentaban signos vitales; mientras que la mujer alcanzó a ser asistida y falleció horas después.

El grupo, que era integrado además por una hija de la pareja, habían llegado a un sector de pequeños puentes que están a unos cuatro kilómetros del acceso a Caá Catí. La intención del grupo era disfrutar de una tarde de pesca en los cursos de agua que atraviesan la ruta y son el desagüe de los esteros.

Si bien aún se desconocen las causas del accidente, una versión indica que la camioneta Toyota Hilux de la empresa de energía circulaba desde la localidad de San Miguel hacia Caá Catí y habría sufrido el reventón de un neumático previo al impacto contra los turistas.

La ruta provincial 5 es muy angosta y las barandas de las alcantarillas están a muy pocos centímetros de la calzada. Pese a eso, son muchos los lugareños y turistas que se instalan en esos lugares a pescar tarariras.

Por orden judicial, el conductor de la camioneta, identificado como Marcelo Vallejos, quedó detenido en la Comisaría de San Miguel pese al estado de shock en el que quedó a causa del accidente.

El bombero voluntario de Caá Catí, Ramón Sosa, sostuvo que “la familia vino a nuestra localidad a pasar unos días con familiares y salieron a pasear, a recrearse, en una zona conocida como de los tres puentes, que son alcantarillas de considerables dimensiones donde la gente acostumbra a ir a tomar mate o pescar”.

NDW

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s