#POLICIALES | MATÓ A UNA JUBILADA DE 80 AÑOS AHORCÁNDOLA CON UN CINTURÓN Y  CERCADO POR LA POLICÍA SE SUICIDÓ

Ezequiel Alejo Varela Pascuali, de 24 años, era apuntado por el asesinato de Beatriz Mansilla, de 80. Fue acorralado por la policía y se disparó en la cabeza.

El principal sospechoso por el crimen de la jubilada Beatriz Mansilla, en Vicente López, se quitó la vida de un disparo en la cabeza cuando fue cercado por la policía en la localidad de San Andrés, partido de San Martín.

Ezequiel Alejo Varela Pascuali, de 24 años, fue encontrado sin vida en una casa de la calle Tres de Febrero al 2000. Un encargado de la investigación relató que “un testigo que estuvo con él contó que le confesó el hecho de punta a punta”. Y añadió: “Fuimos a buscarlo y, cercado, se suicidó”.

Los efectivos policiales secuestraron en la vivienda de Pascuali un auto Toyota Corolla, que había quedado grabado en las inmediaciones de la casa de la víctima por una cámara de seguridad y que fue clave para dar con su paradero.

La policía científica halló en el baúl del vehículo un chaleco antibalas y debajo del rodado encontraron distintas joyas, reconocidas por la hija de la víctima como pertenencias de la mamá.

Cómo fue la muerte de la jubilada

Los médicos forenses que revisaron el cuerpo de la mujer en la escena del crimen realizaron un primer reporte en el que indicaron que la aparente causa de muerte fue un “estrangulamiento” con un cinturón que la víctima tenía alrededor del cuello.

Asimismo, advirtieron que en las muñecas tenía marcas que indicaban que durante el tiempo que estuvo viva había intentado desatarse.

Además, todo indica que el crimen ocurrió en horas de la mañana y que el asesino ingresó poco después de que el hijo de la mujer saliera para ir a trabajar.

El hijo de Beatriz Mansilla, Daniel, regresó de trabajar por la tarde del lunes y encontró a la mamá de 80 años asesinada y maniatada en una silla de su casa, ubicada en la calle De Luca al 5200, en la localidad de Carapachay, partido de Vicente López. De inmediato, el hombre llamó a la policía.

Una vez que los efectivos llegaron al lugar, los agentes observaron que algunos ambientes del domicilio y las pertenencias de la víctima se encontraban desordenados, aunque la puerta de ingreso a la vivienda no presentaba signos de violencia.

Eso hizo sospechar a los investigadores de que el atacante conocía a la víctima, en tanto que la Justicia sigue investigando si se trató de un ajuste de cuentas.

TN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s