#HORROR | “ME QUIERO IR AL CIELO”: DESGARRADOR RELATO DE UNA NENA DE 6 AÑOS QUE SUFRE DE BULLYING EN LA ESCUELA

La chica cursa primer grado en un colegio de Mendoza. «Siempre fue muy cariñosa, vivía dándole besos a toda la familia y se sentaba en mi piernas a ver televisión. Ahora ya no es más así, me la cambiaron», lamentó su padre.

Un aberrante caso de bullying se viralizó en las redes sociales el fin de semana último, cuando la tía de una nena de 5 años de la provincia de Mendoza subió un desgarrador video en el que la chica relata entre lágrimas las burlas que sufre a diario en una escuela en la que cursa primer grado.

«Siempre fue muy cariñosa, vivía dándole besos a toda la familia y se sentaba en mi piernas a ver televisión. Ahora ya no es más así, me la cambiaron, vive llorando y enojada. Me dice que se quiere ir al cielo», contó en las últimas horas el papá de la chica, quien el 9 de mayo próximo cumplirá 6 años, al referirse a que su hija expresa que prefiere morir antes de seguir con el padecimiiento del acoso escolar.

En diálogo con DiarioUno.com.ar, el hombre se refirió luego a las imágenes que se viralizaron en las redes sociales.

«El video lo hizo mi hija (mayor) un día que llegó su hermanita llorando de la escuela. Luego, se lo pasó a mi señora y ella a mi cuñada, quien lo subió a Facebook. Yo no quería subirlo, el tema siempre lo vine manejando yo, trabajando a mi modo y, al final, le estaba haciendo un mal a mi hija, por no revelar todo lo que estaba sucediendo», sostuvo el padre de la nena de 5 años.

En la grabación, de pocos segundos, la chica alude a algunos compañeros del colegio y, entre llantos, expresa: “Me dicen gorda; me tratan de gorda chancha”. De inmediato, su hermana mayor le pregunta: «¿No querés ir más a la escuela?». Y la nena de 5 años responde: «¡No!».

Además de la denuncia pública, los padres de la nena presentaron una queja formal en el colegio y, poco después, intervinieron las autoridades de la Dirección General de Escuelas (DGE).

¿Qué medida adoptaron las autoridades educativas?

Rosa Aznar, inspectora de la Regional Centro-Sur, sostuvo que la DGE «ha comenzado a actuar en el marco del protocolo de situaciones emergentes» y especificó: «Según el decreto 1187 dentro de esta situación de acoso entre pares».

«Se ha comenzado a trabajar y se han reunido los padres en la institución con la señora directora. También se han reunido con el resto de los papás, como lo indica el protocolo, y se ha dado intervención a la DOAIT (Dirección de Orientación y Apoyo Interdisciplinario de las Trayectorias Escolares), donde contamos con el equipo de profesionales», detalló.

Y, por último, explicó que, con esos especialistas, «se comienzan a habilitar los espacios de escucha con los chicos y se diseñan los diferentes formatos de intervención que requiere la situación». 

Cómo detectar el acoso escolar

Hay que considerar que cada niño es único, por lo que su comportamiento dependerá de sus características y de su edad. Deben estar atentos a los cambios que observen:

  • Cambios en la conducta escolar: si expresa distintas excusas para evitar asistir al colegio o cuando regresa del colegio se muestra apagado, triste, sin ganas de hacer cosas, y cuando se le pregunta cómo estuvo su día, responde: “No me acuerdo”.
  • Cambios en la personalidad: si comienza a estar extraño, si se muestra triste y con cambios de humor inesperados, si está nervioso o ansioso.
  • Cambios de la socialización: si en el recreo no juega y se sienta solo o no sale del aula, no sale de casa, no quiere ir a los cumpleaños y busca excusas para no asistir a las actividades deportivas, campamento o paseos.
  • Cambios en su rendimiento académico: ya no le interesa hacer los deberes o estudiar, disminuye paulatinamente su rendimiento escolar, le cuesta mucho concentrarse o si algunas de sus pertenencias llegan rotas o les falta cada día un útil que no está en objetos perdidos.

Qué hacer si mi hijo sufre bullying

  • Creerle y acompañarlo es muy importante. Que sepa que nada de lo que él hace justifica que lo maltraten y que lo que está sucediendo no es su culpa ni su responsabilidad.
  • Una vez conversado el tema con el menor, se debe comunicar la situación a las autoridades escolares para que comiencen a trabajar con el grupo ya que son los docentes los responsables de velar, en la escuela, por la seguridad de los niños.
  • No es recomendable hablar con los padres de quien hostiga al niño ya que muchas veces a la familia le cuesta ver los aspectos negativos de su hijo.
  • No incentivarlos a que actúen “pagando con la misma moneda” porque es solo aumentará la violencia.
  • Una opción es buscar ayuda psicológica para el niño agredido y así trabajar en la raíz del problema, reforzar su seguridad y darle herramientas para que pueda defenderse del bullying.
  • Dado que estas situaciones podrían dañar la confianza de un niño es recomendable que le sugieran a su hijo que pase tiempo con niños que lo aprecien, respeten y sean una influencia positiva.

Crónica

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s