#Perú | A un año del derrame, aún existen restos de petróleo en las playas

Las playas peruanas aún registran la presencia de rastros del crudo vertido hace un año por unos 12.000 barriles de petróleo de la multinacional española Repsol, en el mayor desastre ambiental en las costas del país, informó el Ministerio del Ambiente (Minam).

«Nosotros utilizamos protocolos nacionales e internacionales reconocidos por el Ministerio del Ambiente. Hemos realizado tomas de muestra de agua y también de suelos. Aún existe presencia de hidrocarburos en ese ecosistema y en las zonas aledañas impactadas», dijo Giuliana Becerra, viceministra de Gestión Ambiental del Ministerio al diario La República.

«Para nosotros el problema no está resuelto, hay evidencia técnica de presencia de crudo en las playas. Hemos estado en campo, lo hemos visto», agregó Becerra, en declaraciones para el diario El Comercio.

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), ente adscrito al Minam, registró 71 sitios afectados, entre playas, islas y áreas naturales protegidas, reportó la agencia AFP.

Por su parte, Luis Vásquez, jefe de comunicaciones de Repsol, señaló que las brigadas solo habían tenido dificultades para realizar los trabajos de limpieza en aquellas zonas inaccesibles (12 km de playas) como el serpentín de Pasamayo, un área de 22 kilómetros, al norte de Lima.

«Donde todavía estamos haciendo tareas de limpieza es en estas zonas inaccesibles, donde no pudimos entrar nuestros equipos para acciones de limpieza como se hubiera querido», dijo Vásquez a radio RPP.

El derrame de 12.000 barriles de petróleo ocurrió el 15 de enero del año pasado, cuando el buque tanque «Mare Doricum», de bandera italiana, descargó crudo en la refinería La Pampilla, 30 km al norte de Lima.

El crudo se esparció por aguas y costas hasta 140 kilómetros de la refinería, provocando la muerte de una cantidad indeterminada de peces, aves y mamíferos marinos.

Las actividades pesqueras y turísticas se vieron perjudicadas desde el siniestro, considerado la peor emergencia ambiental registrada por Perú.

«Cada vez que hay oleajes el petróleo sale del fondo marino. Residuos de petróleo siguen en las orillas. No podemos trabajar» dijo Anthony Chumpitaz, dirigente pescador de la playa Cavero en el distrito limeño de Ventanilla, en la provincia de El Callao.

Las autoridades ambientales impusieron el miércoles 4 de enero tres nuevas multas por el equivalente a 5,7 millones de dólares a Repsol.

En los juzgados civiles peruanos se tramita una demanda por 4.500 millones de dólares del Estado peruano contra Repsol y otras cinco empresas solidarias.

Se reclaman unos 3.000 millones de dólares por daños ambientales y 1.500 millones por daño moral a consumidores, usuarios y terceros afectados. Sobre esta demanda, en aquel momento, la petrolera, con sede en Madrid, dijo que «resulta infundada, improcedente e incongruente».

A su vez, Repsol Perú ha informado que más de 3.200 familias han suscrito acuerdos de compensación final, y que asimismo unas 9.900 personas ya cobraron «adelantos de compensación» y que tienen 95,7% de cumplimiento de su plan de acción de remediación del derrame.

Télam

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s