El jefe de fiscales dijo que tras los testimonios analizarán las acusaciones

El fiscal general de Dolores, Diego Escoda, dijo hoy que el balance del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa «es positivo», que los fiscales «no tienen la obligación de acusar sí o sí a todos» los imputados y que una vez que finalicen los testimonios de todas las personas convocadas al debate evaluarán la prueba y entonces «formularán los pedidos de condena, absoluciones o penas menores».

En declaraciones al canal C5N, el jefe de todos los fiscales del Departamento Judicial Dolores consideró que «el balance es positivo en cuanto a que el juicio está desarrollándose con total normalidad, los testigos están pudiendo declarar, se está produciendo toda la prueba y la relación con las partes es cordial».

«La expectativa del Ministerio Público no es obviamente la condena sí o sí de los imputados, la única expectativa que la fiscalía tiene es la correcta aplicación de la ley, que eso va a surgir una vez que se produzca toda la prueba y en los alegatos los fiscales van a tener que hacer una evaluación integral y ahí formularán los pedidos de condena, absoluciones o penas menores», sostuvo.

Escoda insistió que «la discusión será sobre la prueba y cada parte argumentará lo propio, si encuentran argumentos para pedir perpetua, lo solicitarán».

El funcionario judicial estimó que antes de fin de mes se realizarán los alegatos de ambas partes y espera que la sentencia se pronuncie antes de febrero.

«Fue un hecho muy grave y muy triste para todos. En primer lugar para la familia de la víctima y uno ve que los imputados son personas, como personas tienen todos los derechos y merecen el trato digno que toda persona tiene que tener, hayan hecho lo que hayan hecho. Es muy triste la edad que tienen y pena que tienen en expectativa. Ojalá que se logre la correcta aplicación de la ley penal y que sea justicia», concluyó.

Por su parte, el fiscal Juan Manuel Dávila, uno de los que interviene en el juicio, se refirió antes del inicio de la audiencia a las declaraciones de los testigos de hoy, Juan Pedro Guarino, Alejo Milanessi y Tomás Colazzo, los dos primeros inicialmente imputados y luego sobreseídos en la causa, y de los padres de algunos de los acusados, todos ellos convocados por la defensa, y dijo que esperarán «respetuosamente ver qué surge de sus testimonios».

Sobre los padres de los rugbiers, Dávila explicó que «no pueden declarar y que sea usado en contra de sus hijos», mientas que sobe los jóvenes Guarino y Milanessi, «que estuvieron activamente en el ataque no se ha desprendido la causa y por el mismo hecho no pueden ser imputados».

«Son muy importantes porque estuvieron detenidos y estuvieron en el lugar», añadió el fiscal.

Su colega, Gustavo García, quien también interviene en el debate, resaltó que los testigos «son ofrecidos por la defensa», por lo que se esperará ver qué declaran y si es necesario hacer preguntas.

«Colazzo sigue siendo testigo, nunca estuvo como imputado y si surgieran elementos en el debate para imputarlo va a tramitar en la justicia de menores», ya que él era menor de edad al momento del crimen de Fernando.

Télam

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s