Tragedia Aérea | Murió joven neuquina

Al menos 68 personas murieron hoy en Nepal, entre ellas una empresaria neuquina, al estrellarse un avión en el que viajaban 72 pasajeros, en la peor catástrofe aérea en el país en tres décadas, informaron autoridades policiales.

La Autoridad de Aviación Civil de Nepal informó que hasta el momento se encontraron 68 cuerpos y, según medios indios, el portavoz de la aerolínea, Pemba Sherpa, indicó que el siniestro no dejó sobrevivientes.

La pasajera de nacionalidad argentina fue identificada como Jannet Sandra Palavecino, con residencia en Neuquén, según la lista difundida por Yeti Airlines y la Autoridad de Aviación Civil de Nepal.

«Jannet Palavecino, que descanses en paz. Te vamos a extrañar y tener presente siempre en nuestra memoria. Mis saludos y condolencias a toda la familia y afectos», escribió este mediodía el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, en su cuenta de Twitter.

Palavecino se desempeñaba como gerenta del Hotel Suizo de Neuquén, construido por su familia, y según describió en sus redes sociales era «apasionada» por las montañas, el cicloturismo, el campo, las huertas y las pinturas.

La organización turística Copahue Extremo envió sus condolencias en redes sociales: «Despedimos con mucha tristeza a Jannet Palavecino. Enorme persona y gran colaboradora en la organización de Copahue Extremo. Nuestras condolencias a familiares y amigos. Hasta siempre querida Jannet».

Sus amigas y conocidas también la despidieron en las redes: “Máximo respeto y admiración para una mujer poderosa que vivió y murió cumpliendo sus sueños”, escribió Camila Tumini en Instagram.

En diálogo con Télam, Sergio Stillger dijo que Jannet “era mi amiga, una gran amiga con la que realizamos y vivimos muchas aventuras”.

“Siempre estuvo en la organización de mis carreras (de aventuras). Su trabajo era fundamental, casi imprescindible. Estaba en todos los detalles, muy resolutiva. Y lo hacía porque además de ser amigos le encantaba hacerlo”, resaltó.

Y lamentó: “Es una gran pérdida. Tremenda pena”.

No obstante, todavía no hay confirmación oficial de los organismos de emergencia nepalíes.

No obstante, el portavoz del Ejército, Krishna Prasad Bhandari, declaró a la agencia AFP que «el aparato se estrelló en un barranco, así que es difícil sacar los cuerpos. La operación de búsqueda y rescate continúa. De momento no se han encontrado supervivientes».

El vuelo, procedente de Katmandú, la capital nepalesa, se estrelló poco antes de las 11 hora local (2.15 hora argentina) cerca de Pokhara, en el centro del país, donde debía aterrizar.

Esta ciudad es un punto de paso importante para peregrinos y montañistas extranjeros.

En el vuelo iban 68 pasajeros, una de ellas argentina, y cuatro tripulantes, según la aerolínea Yeti Airlines.

Igualmente iban a bordo otros 14 extranjeros: cinco ciudadanos de India, cuatro rusos, dos coreanos, un australiano, un irlandés y un francés, precisó el portavoz de la aerolínea, Sudarshan Bardaula.

El fuselaje incendiado del aparato se encontraba en un profundo barranco entre el antiguo aeropuerto de Pokhara, creado en 1958, y la nueva terminal internacional de esta ciudad, inaugurada el pasado 1 de enero.

Tras el accidente, los rescatistas trataron de sofocar el fuego entre los restos del aparato, un ATR 72 propulsado por dos motores turbohélice.

Según indicó la agencia AFP, la industria aeronáutica de Nepal creció mucho en los últimos años, tanto en el transporte de mercancías como de turistas.

Sin embargo, debido a la falta de formación del personal y problemas de mantenimiento, las compañías sufren a menudo problemas de seguridad. La Unión Europea prohibió por ello a todos los transportistas nepaleses entrar en su espacio aéreo.

El país del Himalaya también cuenta con algunas de las pistas más remotas y complicadas del mundo, flanqueadas por picos nevados que hacen que acercarse a ellas sea un reto incluso para los pilotos experimentados.

Las compañías indican que Nepal no dispone de infraestructura que permita establecer previsiones meteorológicas precisas, en particular en las regiones más remotas y con relieves montañosos difíciles, donde se registraron accidentes mortales en los últimos años.

El de este domingo es el accidente más mortífero en Nepal desde 1992, cuando las 167 personas que viajaban a bordo de un avión de Pakistán International Airlines murieron al estrellarse cerca de Katmandú.

En mayo de 2022, las 22 personas que viajaban a bordo de un avión de la compañía nepalesa Tara Air -16 nepaleses, cuatro indios y dos alemanes- murieron al estrellarse el aparato.

El control aéreo perdió contacto con la aeronave de dos hélices poco después de que despegara de Pokhara con destino a Jomsom, un popular lugar de senderismo.

Sus restos se encontraron un día después en la ladera de una montaña a unos 4.400 metros de altitud.

En marzo de 2018, 51 personas murieron en el accidente de un avión de US-Bangla Airlines que se estrelló cerca del aeropuerto internacional de Katmandú, de notoria dificultad.

TELAM

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s