Liberaron a dos de los tres periodistas secuestrados en México

Dos de los tres periodistas secuestrados en México por presuntos narcotraficantes a fines de diciembre fueron dejados en libertad, informaron autoridades y la organización Reporteros Sin Fronteras (RFS).

El periodista Jesús Pintor Alegre y su colaborador Fernando Moreno Villegas fueron «encontrados con vida» en un paraje del estado sureño de Guerrero por agentes de seguridad que trabajaban en su búsqueda, señaló la fiscalía regional en un comunicado.

En tanto, se ignoraba el paradero del reportero Alan García Aguilar, privado de la libertad el 27 de diciembre junto con Pintor y Moreno, con quienes trabaja en el sitio digital de noticias Escenario Calentano.

El reporte oficial señaló que los dos hombres recuperaron su libertad gracias a la presión de miembros de la fiscalía, el Ejército y la Guardia Nacional desplegados para su búsqueda en una región conocida como Tierra Caliente, donde opera el grupo criminal La Familia Michoacana.

«Fueron presentados en buen estado de salud en la fiscalía» de esa zona «con las debidas atenciones médicas y psicológicas», agregó el comunicado difundido por la agencia de noticias AFP.

«Es una gran noticia, pero seguimos a la expectativa de la situación de Alan García», expresó Balbina Flores, representante en México de RSF.

Días atrás, en un video publicado por desconocidos en redes sociales, Moreno y García aparecían encadenados de pies y manos.

El primero afirmaba que estaban «pagando las consecuencias de las publicaciones que realizaban» sobre personas de Tierra Caliente.

Ubicado sobre la costa del Pacífico, Guerrero es uno de los estados más pobres del país y se encuentra estragado por la violencia de grupos que se disputan el tráfico de drogas y el cultivo de amapola, materia prima de la heroína, y marihuana.

La violencia allí recrudeció en los últimos días con varios asesinatos, incluido el de Samuel Buenfil, jefe operativo de la Policía en Acapulco, uno de los principales destinos turísticos del país.

México es considerado uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, según RSF, que afirma que desde el año 2000 fueron asesinados más de 150 trabajadores de prensa.

El gobierno del presidente Andrés López Obrador indicó que solo en 2022 se produjeron 13 homicidios de reporteros y las autoridades investigan si esos hechos estuvieron vinculados al oficio de las víctimas.

La mayoría de los crímenes de comunicadores sigue en la impunidad.

Ayer, 11 personas fueron detenidas por atentar a mediados de diciembre contra el periodista Ciro Gómez Leyva, uno de los más reconocidos presentadores de noticias de radio y televisión de México, quien resultó ileso.

El secretario de Seguridad Pública, Omar García Harfuch, dijo que los detenidos pertenecen a una célula criminal que opera en la Ciudad de México y el vecino estado de México.

Gómez Leyva denunció la noche del 15 de diciembre que dos personas en motocicleta le dispararon en calles de la capital con la intención de asesinarlo.

Añadió que el blindaje de su camioneta lo salvó y compartió en Twitter imágenes de los impactos de bala en el parabrisas, en una de las ventanillas y en la carrocería de su vehículo.

El conductor de Grupo Fórmula, conocido también por sus críticas a López Obrador, es blanco frecuente de burlas del mandatario durante su habitual conferencia matinal.

Días antes de la agresión, el gobernante dijo con sarcasmo que escuchar el programa radial de Gómez Leyva y de otros periodistas adversos a su gestión «es hasta dañino para la salud».

Télam

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s