Bloqueos y marchas en distintas regiones de Perú en el reinicio de las protestas contra el Gobierno

Marchas en varias ciudades, cortes de unas 25 rutas, quema de casillas de peaje y enfrentamientos entre manifestantes y policías es el saldo hasta el momento de la reactivación hoy de las protestas en varias regiones de Perú, en reclamo de elecciones inmediatas y la salida del Gobierno de la presidenta Dina Boluarte, tras las fiestas de fin de año.

Aunque por la mañana el jefe del gabinete de ministros, Alberto Otárola, había admitido 10 puntos de bloqueos de ruta, por la tarde la Defensoría del Pueblo subió esa cifra a 25.

Las protestas más fuertes se daban en Puno -donde además fue incendiada una cabina de peaje y bloqueado un puente que une al país con Bolivia-, Arequipa, Junín y Cusco.

En Apuirímac, en tanto, hubo quema de neumáticos y piedras colocadas para bloquear la ruta Interocéanica.

«Los aeropuertos están funcionando normalmente», precisó Otárola.

Los edificios públicos y aeropuertos en las regiones donde se anunciaron protestas amanecieron resguardados por policías y militares, estos últimos autorizados a intervenir tras la declaratoria de un estado de emergencia a mediados de diciembre.

«Llamo a la paz, a la calma, a la unidad para impulsar el desarrollo de la patria», exigió Boluarte desde Lima y en el mismo sentido se pronunció Otárola.

«El derecho a la protesta está amparado en la Constitución, pero tiene un límite», apuntó, según la agencia Sputnik.

Hubo movilizaciones en varias ciudades, entre ellas en Huancayo y Lima, donde centenares de manifestantes llegaron hasta la céntrica Plaza San Martín, esta vez con el respaldo de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), que se unió a los reclamos.

En dos puntos de la capital se registraron intentos de la Policía Nacional de frenar la marcha con gases lacrimógenos: en las plazas Manco Capac y Dos de Mayo.

Según la Defensoría, citada por el diario La República, hubo además un enfrentamiento entre manifestantes y policías en las cercanías del aeropuerto de Arequipa y un ataque a un colectivo en Tacna, donde además cerró el mercado local por temor a un eventual ataque.

En un intento por aplacar las demandas, en diciembre el Parlamento adelantó los comicios de 2026 a abril de 2024. Pero los manifestantes exigen la salida inmediata de Boluarte y los miembros del Congreso a través de un adelanto de elecciones generales y, en algunos casos, la libertad del destituido Pedro Castillo.

Milan Knezvich, presidente del Frente de Lucha de la ciudad de Abancay, en Apurímac, aseguró que las protestas continuarán.

«Nadie va a querer dialogar con ella. Mientras la señora Dina Boluarte no renuncie, esto va a seguir», dijo a radio Exitosa, en declaraciones que reprodujo la agencia de noticias AFP

En su calidad de vicepresidenta, Boluarte sustituyó a Castillo, un maestro rural de izquierda que el 7 fue destituido por el Congreso y luego detenido para ser investigado por rebelión.

Tras la caída de Castillo, se desataron violentas protestas en el centro y sur del país, donde el exgobernante tiene apoyo, que fueron duramente reprimidas por policías y militares.

Al menos 22 personas murieron en el marco de las protestas por enfrentamientos directos con las fuerzas del orden, según datos de la Defensoría de Perú. Además otros 600 civiles resultaron heridos.

«Diciembre ha sido un mes difícil. No lo repitamos en enero», pidió hoy Otárola.

Telam

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s