Le incendiaron la verdulería y murió de un infarto: el desfibrilador de la ambulancia no tenía batería

Alberto Tramontana, de 62 años, falleció porque los médicos tardaron en llegar y el equipo para realizar RCP no tenía baterías. El incendio, que se desató en un local de Rosario, habría sido intencional.

Un comerciante murió de un infarto este miércoles al ver cómo se prendía fuego su verdulería ubicada en la zona sudoeste de Rosario. Las primeras informaciones indicaron que se habría tratado de un incendio intencional.

El hecho sucedió poco antes de las seis de la mañana en pasaje Origone al 5900. Una dotación del Cuartel Sur de Bomberos acudió hasta el lugar, pero cuando llegaron las llamas ya habían sido controladas por los vecinos de la zona.

De acuerdo a las primeras informaciones, y si bien se aguarda el resultado oficial de las pericias, el incidente habría sido ocasionado mediante una bomba molotov que un grupo de delincuentes arrojó por una ventana.

Aunque el fuego no llegó a propagarse, los voceros confirmaron que el propietario, identificado como Alberto Tramontana, de 62 años, falleció como consecuencia de una descompensación cardíaca que sufrió al ver lo que pasaba en su comercio.

Afirman que la ambulancia tardó en llegar

Una mujer que se identificó como familiar de la víctima, criticó al Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) por la demora en arribar al lugar y porque no tenía en condiciones el aparato desfibrilador.

“Llegaron los bomberos, la policía y la ambulancia apareció media hora después y cuando llegó el aparato de RCP no tenía baterías, no funcionaba. Eso nos dio una impotencia terrible”, señaló la allegada de Tramontana en diálogo con el programa El Primero de la Mañana de la radio LT8.

A su vez, confirmó que el hombre “tenía problemas cardíacos y estaba esperando turno para ser operado otra vez del corazón”. Además, indicó que “el incendio no pasó a mayor, pero del susto se descompensó en la calle”.

De acuerdo a lo que contó la mujer, Tramontana recibió las primeras maniobras de RCP por parte de bomberos y policías, mientras aguardaban la llegada del móvil.

“Primero fue un policía el que se arrodilló y se puso a hacer maniobras de reanimación, pero como se cansó lo ayudó un bombero. Si llegaba la ambulancia con el aparato desfibrilador como corresponde, se hubiese salvado”, sentenció.

El caso se encuentra en manos de la fiscalía de Rosario, que deberá investigar el hecho para dar con los responsables del incendio.

TN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s