Un excomisario irá a prisión por una causa de abuso policial

Un excomisario fue condenado hoy a la pena de tres años y medio de prisión efectiva por haber privado de la libertad a un hombre, a quien además sometió a maltratos físicos y psicológicos dentro de una seccional policial en 2020 durante el aislamiento por la pandemia del coronavirus, informaron fuentes judiciales.

La pena fue dictada por el juez de la sala II del Tribunal de Juicio de Metán, en Salta, Ramón Haddad, quien condenó al excomisario Walter Omán Mamani como autor material del delito de «privación ilegítima de la libertad y falsedad ideológica», por lo que ordenó su traslado a la Unidad Carcelaria 1, de la ciudad de Salta.

Otros tres policías, llamados Julia Antolina Díaz, Sergio Luis Carlos Argañaraz y Juan Francisco Giménez, fueron condenados a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional por el delito de «falsedad ideológica» por un hecho ocurrido el 28 de junio en la localidad de Apolinario Saravia.

Por su parte, el imputado Juan Francisco Giménez fue absuelto del delito de coacción por el que llegó requerido a juicio, mientras que el juez hizo lugar en forma parcial a la demanda civil presentada contra los condenados Mamaní, Giménez, Díaz y Argañaraz, por la suma de 1 millón de pesos por daño moral.

Los cinco efectivos policiales que llegaron a juicio se desempeñaban en la subcomisaría El Dorado, en la localidad de Apolinario Saravia al momento de los hechos, que sucedidos entre el 28 de junio y el 2 de julio de 2020. y el fallo fue significativamente más leve que lo que habían solicitado los fiscales penales María Celeste García Pisacic y Nicolás Rodríguez López, y la querella.

Los policías llegaron a juicio por hechos ocurridos entre el 28 de junio y el 2 de julio de 2020, en perjuicio de Luciano Diez, quien circulaba con su vehículo por la avenida 9 de Julio, en inmediaciones de Parque Norte–Sala Nido, de Apolinario Saravia, cuando apareció en sentido contrario el móvil policial 1745, conducido por Giménez, quien viajaba acompañado por Argañaraz, Díaz y Mamaní.

Según la acusación, sin motivo alguno, los policías realizaron la detonación de, al menos, cuatro disparos con la intención de amedrentar al denunciante, tras lo que se dirigieron a su domicilio, donde le dijeron que quedaba detenido por evadir un control policial y darse a la fuga.

De esta manera, los acusados privaron al damnificado ilegalmente de su libertad, ya que no había motivos que autorizaran al personal policial para aprehenderlo.

Para avalar la restricción ilegal, los acusados armaron una causa penal, en la que Mamaní formuló una denuncia en contra de Diez, por el delito de atentado a la autoridad.

Además, durante el traslado de Diez y luego que lo ingresaran a la dependencia policial, los acusados lo sometieron a malos tratos físicos y psíquicos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s