#POLICIALES | MATAN A BALAZOS A UNA PAREJA Y LOS ARROJAN EN UN DESCAMPADO

Se trata de un hombre y una mujer entre 35 y 40 años. Los encontraron ayer pasado el mediodía en la zona noroeste de Rosario. La mujer tiene 33 heridas de bala. Sospechan de un crimen narco.

Los cadáveres de un hombre y una mujer asesinados a balazos fueron encontrados ayer en un descampado de la zona noroeste de la ciudad cercano a la ruta 34. Hasta anoche, al cierre de esta edición, las víctimas no habían sido identificadas lo cual impedía elaborar hipótesis acerca de los móviles o posibles autores del hecho. Por eso lo único que podía asegurarse, según los primeros datos colectados en la escena por el fiscal de Homicidios Gastón Ávila, era que en virtud de la falta de material balístico no habían sido ejecutadas allí donde arrojaron sus cuerpos.

En ese contexto de incertidumbre sobresalía a simple vista un dato llamativo que podría adquirir más relevancia una vez identificados los cuerpos: mientras que el hombre, de entre 30 y 40 años, presentaba dos heridas de arma de fuego —una en la nuca— la mujer tenía 33 orificios de bala en distintos lugares del cuerpo, de lo que se infiere que la ejecutaron con no menos de 15 disparos.

Tapados

El doble crimen fue descubierto ayer a la mañana en inmediaciones de la avenida Suárez y la colectora Juan Pablo II de la circunvalación. Unos 15 metros al norte de un predio del Instituto de Sanidad Animal (Imusa) hay un descampado en el cual se ha formado una suerte de sendero para autos al parecer abierto por el paso de los vehículos.

Fuentes cercanas a la investigación señalaron que, cerca de las 8 de la mañana de ayer, por allí pasó en bicicleta un joven que volvía de la casa de unos amigos, a quien le pareció ver unas piernas de mujer que sobresalían entre unos yuyales.

Cuando llegó a la casa el muchacho contó lo que había visto a sus familiares, pero nadie le creyó. Sin embargo, un par de horas después alguno que se quedó con la intriga fue hasta el lugar indicado por el testigo y entonces vio a un hombre muerto. Así fue que casi al mediodía de ayer se dio aviso a la policía sobre el hallazgo.

Constatado el hallazgo por personal policial de un destacamento cercano, efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) llegaron a la escena para iniciar las pericias y levantar los rastros. Luego de trabajar un rato en la zona quedó muy claro que las víctimas no habían sido ejecutadas en ese lugar donde no había vainas servidas ni plomos.

Cubiertos por trozos de frazadas, un nylon grande y hasta una alfombra de un auto estaban los cadáveres, ambos con muy poca vestimenta y un detalle curiosos: las zapatillas junto a los cuerpos. Ninguno de los dos tenía documentación que permitiera identificarlos.

El hombre fue descripto como “obeso, robusto, morocho y de entre 30 y 40 años”. Su cuerpo presentaba un balazo en el hombro izquierdo y otro en la nuca. En cuanto a la mujer, “delgada, de cutis trigueño y cabellos teñidos de rubio”, se calcula su edad de entre 25 y 35 años. Llamó la atención que presentaba 33 orificios de bala en varias partes del cuerpo, tanto en ambas piernas como en la cintura, pecho e inculso en el rostro. Al respecto la autopsia establecerá, una vez determinados cuántos son de entrada o de salida, cuántos disparos recibió; en principio serían entre 12 y 15 como mínimo.

En ese marco, lo más llamativo era la diferencia de balazos que presentaban ambos cadáveres. Eso dio lugar a pensar, sin llegar a conformar una hipótesis, que la mujer “fue asesinada delante del hombre para mostrarle algo antes de ejecutarlo o bien que se ensañaron con ella y él era un cabo suelto para descartar”, especuló un investigador.

Datos fundamentales

Como suele ocurrir en estos casos los investigadores esperaban el resultado de la autopsia para, con la identificación de las víctimas, poder reconstruir lo sucedido. En principio, ninguna de las averiguaciones de paradero vigentes recibidas hasta la tarde del sábado coincidía con las descripciones de los cuerpos hallados. Tampoco se habían encontrado vehículos incendiados que permitieran abrir una pista acerca de la manera en la que fueron trasladados los cadáveres al sitio del hallazgo.

Sobre la autopsia se supo que los cuerpos estaban bien conservados y no aparecía como dificultoso poder establecer quiénes eran. En ese sentido, si bien no trascendió preliminarmente cuándo podrían haberse cometido los homicidios el mismo testigo que halló los cuerpos aseguró que no estaban allí cuando había pasado alrededor de la 1 de la mañana por el mismo descampado. De eso se infiere que fueron arrojados en el predio entre la 1 y las 8.

Al cierre de esta edición todavía se aguardaba el resultado de la autopsia que tal vez contribuya a esclarecer este doble homicidio que llevó a cuatro en un lapso de doce horas las muertes violentas en Rosario.

La Capital

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s