#JUSTICIA | PIDEN 17 AÑOS DE CÁRCEL PARA EL HIJO DE UNO DE LOS NOCHEROS POR VIOLAR A DOS CHICAS, UNA MENOR DE EDAD

Lautaro Teruel afronta un juicio por dos cargos de abuso, uno a una menor. También están imputados dos amigos suyos, para quienes solicitaron 8 años de cárcel.

La Fiscalía que actúa en el juicio por dos casos violación, uno a una menor, contra Marcos Lautaro Teruel pidió este jueves que el hijo de uno de los integrantes del grupo folklórico Los Nocheros sea condenado a 17 años de prisión. En el mismo debate, están acusados sus amigos Silvio Ezequiel Rodríguez y Gonzalo Isaac Farfán, imputados en uno de los hechos, y para quienes solicitaron ocho años de cárcel.

El fiscal penal 1 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual de Salta, Federico Obeid, solicitó esa pena amparándose en los artículos 40, 41, 12, 49 y 45 del Código Penal. Además, pidió que, en caso de ser condenado, a Teruel se le revoque el beneficio de la prisión domiciliaria.

Teruel está acusado en una primera causa de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el grave daño en la salud de la víctima, en concurso ideal con exhibiciones obscenas agravadas continuadas, en concurso ideal con corrupción doblemente agravada por tratarse de una menor de 13 años y por mediar engaño”.

En la segunda causa, Teruel fue imputado por “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por dos o más personas”, en coautoría con Rodríguez y Farfán.

La jornada de alegatos finales comenzó este jueves hacia las 9.20, con la palabra de Obeid. El funcionario judicial inició su exposición con un repaso por toda la primera denuncia, la de la nena de 10 años que acusó a Teruel de haber abusado sexualmente de ella cuando él ya era mayor.

Obeid sostuvo que Teruel “cometió los hechos denunciados en la primera causa siendo mayor de edad, con grado de certeza”. “Dijo ante el Juzgado de Garantías 7 que sus abogados lo hicieron mentir sobre su edad al momento de los hechos denunciados en la primera causa”, aseguró el fiscal, al tiempo que la estrategia de la defensa, “que pretendió instalar que la primera víctima sólo quería dinero”.

“En su vivienda, el acusado llevó a la víctima de la primera causa al baño de arriba para mostrarle un juguetito”, recordó. De ese modo, “pudo advertirse la corrupción de menores agravada, ya que la víctima, la primera vez que ocurrió el abuso, fue engañada”.

El fiscal precisó que los abusos se repitieron desde que la menor tenía 10 años hasta que alcanzó los 12. “El daño psíquico en la primera víctima permanece hasta la fecha, según los informes psiquiátricos y psicológicos a los que se sometió”, contó Obeid, que además resaltó que “el acusado, al momento de declarar ante el Tribunal, reconoció parcialmente lo ocurrido con la primera víctima”.

“El acusado tomó conocimiento por redes sociales de la denuncia de la víctima de la segunda causa e intentó desactivar otra posible denuncia sobre el primer hecho juzgado, al confesar los abusos a la abuela de la primera víctima y pedirle perdón”, recordó el representante del Ministerio Público Fiscal salteño.

La primera denuncia contra Lautaro Teruel fue radicada por la madre de la menor el 13 de marzo de 2019. El otro expediente se inició por otra denuncia hecha el 24 de mayo de ese mismo año, en la que la víctima dijo que el hecho tuvo lugar en enero o febrero de 2014, cuando ella tenía 19 años.

Tras un cuarto intermedio, se reanudó la audiencia de los alegatos. Obeid después habló de la segunda causa, en la que fueron imputados Teruel, Rodríguez y Farfán, como coautores. En este caso, el fiscal sostuvo que “hubo un común acuerdo de los acusados en acceder carnalmente a la víctima”.

“Teruel fue consciente de que la víctima estaba ebria para accederla mientras estaba con el coimputado Rodríguez“, dijo. Y continuó: “No quedan dudas de que la situación fue frenada por la víctima cuando se dio cuenta de lo que sucedía. Mientras, Farfán esperaba su turno afuera de la habitación”.

Obeid subrayó que “tanto Rodríguez como Farfán omitieron dolosamente impedir que Teruel accediera a la víctima”. “No queda ninguna duda de que los tres acusados tuvieron el dominio sobre el inicio, el desarrollo y el desenlace de la acción. Los tres pudieron interrumpir el curso causal de la acción. Compartieron el dolo. La conducta habla de que hubo un acuerdo de voluntades. Queda claro que hay una coautoría”, concluyó.

Antes de finalizar su exposición, el fiscal también se refirió a las secuelas que padeció la denunciante tras los aberrantes episodios: “Diversos testigos, familiares y amistades confirmaron durante la audiencia drásticos cambios en el estado anímico de la segunda víctima”.

Infobae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s