#PAÍS | POLICÍAS REALIZAN FUNERAL CON HONORES PARA UN PERRO CALLEJERO QUE LOS ACOMPAÑÓ

El perro fue considerado como un miembro más del personal policial que trabaja en la Unidad 31, en General Roca, RíoNegro. Por eso recibió un funeral con honores en el cementerio de mascotas de Parque Cementerio Las Fuentes, donde estuvieron presentes sus “compañeros uniformados”, vecinos y familias “mascoteras” que se acercaron a despedirlo.

La decisión de realizar una ceremonia a modo de homenaje, fue para que “Héctor” se convirtiera en el representante simbólico de todos los “callejeritos” que viven en las comisarías del país y que son merecedores de reconocimiento, sin discriminarlos por no ser de raza, explicaron desde una organización protectora de animales.

Siempre fue un compañero más. Él hacía todos los recorridos con nosotros, nunca se volvía a mitad de camino. Nunca se quedaba en el destacamento”, relató Patricia, una oficial de policía que supo patrullar en compañía del animal. Para ella, Héctor era un perro de la fuerza a pesar de que no integraba la División Canes.

Poco a poco, este perro supo ganarse el corazón de todos. Bautizado como “Héctor, el Sargento Primero”, no solo era considerado un integrante más de la fuerza de seguridad, sino que muchos vecinos lo conocieron y le brindaron un gran cariño.

Los honores son para los verdaderos amigos y él amaba a la policía, por eso quisimos que este perrito sea el símbolo de tantos otros que acompañan en los momentos más difíciles“, reflexionaron desde la organización proteccionista Ranhu.

Este “callejerito” que fue encontrado, desde muy corta edad, deambulando por el barrio 500 y 250 Viviendas, encontró un “hogar” en la comisaría que se encuentra ubicada en calle Paraná y Panamá. Se estima que llegó a cumplir unos 17 años aproximadamente, dando muestras de cariño y acompañando a las personas en los momentos difíciles, aunque no siempre lo hizo en la comisaría en la zona este de la ciudad.

Siempre fiel, compañero, guardián y “medio mañoso al momento de bañarse”, son sólo algunas de las características que recuerdan los efectivos, con mucha nostalgia.

Durante el último tiempo, Héctor había vivido en la casa de Jorge Castillo, un cabo de la policía que lo tuvo a resguardo y lo albergó como un miembro más de su familia. Cabe resaltar que el perro vivió en su hogar con todos los cuidados necesarios, con asistencia permanente de la proteccionista Ranhu, por algunas dolencias que presentaba y que tenían que ver con su avanzada edad.

Fue un lindo desafío tener al viejito viviendo conmigo. Él era un compañero más para mi, por eso siempre mereció el mayor de mis respetos“, recordó Castillo emocionado.

Fuente : Rionegro.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s